Como trabajamos en Mudanza Wilman en Madrid

Como trabajamos en Mudanza Wilman en Madrid

Antes de comenzar la labor con nuestro clientes tomamos en cuanta varios puntos. Desde el posicionamiento de los muebles hasta el camión adecuado y la cantidad personal que asignaremos.

Utilizamos el espacio de carga de tu vehículo de manera efectiva y eficiente evitará tener que hacer múltiples viajes de ida y vuelta entre hogares. Además de maximizamos el espacio, sabemos cómo distribuir el peso de manera uniforme e incorporamos ciertas herramientas para evitar daños a tus pertenencias.

Elegimos el camión

Consideramos el torque y la potencia del motor, ya que esto determinará en gran parte cuánto puedemos transportar.

Los suministros de embalaje

Nos aseguramos de reunir todos los suministros de empaque necesarios. Esto incluye cajas resistentes, envolturas de plástico, cintas de embalaje, una plataforma rodante, almohadillas para muebles y mantas para mudanzas. Es especialmente importante que todos los artículos estén empacados con la protección adecuada. Esto puede significar agregar mantas para mudanza y relleno para llenar los espacios entre las cajas y otras pertenencias.

Otros suministros de embalaje importantes que tenemos siempre cerca incluyen bolsas de gran tamaño y correas móviles para mantener los artículos en su lugar.

Reclutamos el equipo

Según el esfuerzo a realizarse asignamos una cantidad de nuestros expertos en mudanzas y portes. Todos muy amables cuidaran y atenderán su mudanza con el cuidado de sus pertenencias que sabemos le son muy valiosas.

La Carga del camión de mudanza

Los muebles ocupan bastante espacio en un camión y, para ahorrar, nos aseguramos de desmontar y desarmar todos los muebles correctamente. Esto debería ayudar a maximizar el espacio en el camión, así como a distribuir el peso de los muebles pesados de manera más uniforme.

Cargamos primero los artículos más grandes y pesados. Esto incluirá los colchones, armazones de cama, mesas, sillas, refrigeradores, lavadoras/secadoras, sofás, muebles seccionales y mesas de café. Dado su peso y tamaño, estos artículos deben estar en la parte inferior de tu camión de mudanza para no aplastar y dañar otras cajas y pertenencias.

Colocamos sofás, cabeceros y mesas en posición vertical. Los muebles grandes ocupan más metros cúbicos en un camión en movimiento cuando se colocan horizontalmente.

Enrollamos las alfombras. Todas las alfombras deben enrollarse y asegurarse con una envoltura de plástico para ahorrar espacio en el camión. Recuerda que la parte superior debe estar hacia afuera y así evitamos dañar o tensar el respaldo de la alfombra.

Cargamos los artículos más ligeros al final. Luedo es el momento de comenzar a cargar los objetos medianos a livianos. Cuando cargamos los artículos más livianos en el camión, nos aseguramos de colocarlos encima de muebles y electrodomésticos, y no debajo, donde podrían aplastarse.

Distribuimos el peso de manera uniforme. Uno de los pasos más importantes para empacar un camión de mudanza es garantizar que el peso se distribuya uniformemente. Esto facilitará la carga y descarga sin provocar una avalancha de cajas. También será mucho más fácil controlar el vehículo cuando se conduce por la carretera.

Usa correas móviles. Garantiza que todos los artículos estén asegurados con correas móviles para evitar que se muevan mientras estás en tránsito.

En el momento de la conducción

Seguimos los límites de velocidad y reducimos la aceleración en condiciones climáticas adversas o cuando te encontramos en un camino lleno de baches.

Dejamos espacio entre nuestro camión y otros vehículos. Nos asegúramos de tener suficiente espacio entre el vehículo de adelante. La cantidad recomendada es aproximadamente el espacio de 3 metros.

Aplicamos los frenos con tiempo. Frenamos antes de lo normal ya que el camión siempre pesa más que lo promedio.
Al girar, lo hacemos calmadamente y dando espacio adicional, sobre todo al doblar una esquina y en las curvas. Además, giramos lentamente para no provocar ningún tipo de volcadura y miramos hacia adelante para detectar posibles atascos en caso de que necesitemos frenar repentinamente.

Tómamos un tiempo al cambiar de carril. Enciendemos la señal de giro y usamos el espejo retrovisor lateral antes de cambiar de carril. Tenemos en cuenta que el camión es más largo que un vehículo promedio y necesitarás un amplio espacio por delante y por detrás antes de cambiar de carril.

No rebasamos a otros vehículos a menos que sea necesario. Nunca hacemos esto especialmente si conducimos cuesta arriba, en curvas o en carreteras estrechas.

Seguimos todas las reglas de tránsito. Prestamos atención a los límites de velocidad cambiantes y a los vehículos que nos rodean. Estacionamos en un espacio de estacionamiento más grande te permitirá avanzar y descargar todo lo que se necesite. Siempre ponemos el freno de mano antes de salir.

Retrocedemos de forma segura y lenta. Algún miembro del equipo nos ayuda con señales de mano para que retrocer de manera segura. Mantenemos la ventana baja para poder escuchar lo que nos diga.

Y ahora que ya sabes cómo dominamos el arte de conducir el camión para las mudanzas, esperamos que nuestros futuros clientes estén complacidos con tus servicios.

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Abrir chat
Hola requiero información
Hola, en que podemos ayudarte ?
URPIWEB: Diseño de páginas web & Tiendas virtuales